La maldición de Cardeñosa

Como tantos otros municipios de la “España Vaciada”, Cardeñosa, el pequeño pueblo de Ávila que vio nacer a mi madre, a mis abuelos y bisabuelos, languidece lentamente, como si fuese víctima de una maldición.

LA MALDICIÓN DE CARDEÑOSA

(haz clic sobre este enlace para acceder al texto en PDF)

La maldición de Cardeñosa
Fotografía cortesía de Carlos Velayos (carlosvelayos.com)

No son pocas las sobremesas y las conversaciones de Whatsapp que empleamos mi familia y yo a pensar y repensar intervenciones directas, acciones indirectas, inversiones y/o modelos de negocio que pudieran contribuir a reflotar el lustre y el orgullo de una villa que otrora fuera la capital de un marquesado, el marquesado de Cardeñosa, creado y concedido en 1634 por Felipe IV.

Puede que Cardeñosa, con un pie en el medievo y el otro en el aire, dubitativo y desconfiado, como el de Chiquito de la Calzada, no tenga mucho más que ofrecer al oriundo y al visitante que la perfecta ambientación para una novela de Miguel Delibes. Aunque si nos lo proponemos, también podríamos ubicar entre sus gentes siempre ojo avizor de soslayo tras la rendija de una suspicaz puerta entreabierta, a personajes dignos del terror desquiciante de Howard Phillips Lovecraft.

Y dado que mi hermana Karmen es la mejor contadora de historias inquietantes que conozco, hasta el punto de que sus tours de misterio en la ciudad de Edimburgo llegaron a hacerse célebres, le propuse medio en broma medio en serio, que desplegase sus dotes de storyteller en el pueblo de nuestra madre.

Motivado por mi propia iniciativa, me propuse demostrarle a mi hermana que el pueblo tenía potencial narrativo.

Porque las historias en Cardeñosa son casi tan abundantes como las piedras de las que vive su cantería desde tiempos inmemoriales. Pues si las rocas graníticas son la quejumbrosa osamenta de esta anciana villa, las narraciones, los relatos y los cuentos han sido y son su sangre. Sangre de una alianza que no es nueva ni es eterna. Porque, a base de no encauzarlas, estudiarlas y nutrirlas, gota a gota Cardeñosa se va desangrando, desmemoriándose, perdiendo su identidad…

Como las protagonistas de este relato…

Casi casi como una maldición.

LA MALDICIÓN DE CARDEÑOSA

(haz clic sobre este enlace para acceder al texto en PDF)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .